Cataluña (España) - Artículos Viajes


Viaje realizado en abril 2010
 
El Camino empieza en Cataluña
Cuando pensamos en el Camino de Santiago, pocas veces se nos ocurre incluir en el mismo a Cataluña. Pero el Camino catalán existe, arranca en Montserrat, nos lleva hacia el interior entre paisajes de frutales, olivos y almendros hasta desembocar en Lérida. A pie o en coche, seguir los pasos del apóstol nos permite descubrir la Cataluña interior, sus pueblos, su gastronomía y sus vinos. En definitiva, unas comarcas poco conocidas que apuestan decididamente por el turismo.
 
Monteserrat –montes serrados, en catalán- impone. Desde lo lejos, los picos puntiagudos se recortan en el cielo e imprimen carácter al paisaje. El santuario de Nuestra Señora de Montserrat, patrona de Cataluña, se encuentra en el macizo, a 725 metros. Su construcción se remonta al 1025 y  en la actualidad, se trata de un enorme complejo constituido por la basílica y su atrio, una biblioteca pública, dos hoteles, varios restaurantes y un museo –con gran presencia de pintores catalanes, entre ellos Ramón Casas-. En el exterior, distintos paseos alrededor del monte nos llevan por ejemplo a la Santa Cueva, el lugar donde, según la leyenda, se encontró la imagen de la Virgen. El funicular, por su parte, no eleva unos 200 metros, permitiendo unas vistas en picado al conjunto.
 
Si queremos explorar con más detenimiento el Parque Natural, los guías de Sargantana (empresa especializada en caminatas), nos harán un recorrido adaptado a nuestro gusto y nivel.
Y, si lo que pretendemos es ceñirnos al camino del apóstol, la primera etapa del recorrido empieza a la salida del santuario y nos lleva cuesta abajo.
 
Concluido nuestro descenso, al pie de la montaña y siguiendo la carretera, llegamos a las cuevas de Salnitre. Las visitas guiadas por los subterráneos nos adentran en un sorprendente recorrido de 549 metros hasta el corazón de la montaña. Se podrán apreciar las numerosas estalactitas, estalagmitas y columnas y las formas bellas y caprichosas que sirvieron de inspiración a artistas como Gaudí y Rusiñol.
 
A poca distancia, se sitúa el pueblo de Collabató, una localidad del Baix Llobregat, a apenas 15 minutos del centro de la Ciudad Condal y de hecho, lugar de residencia de muchos barceloneses. Las  tranquilas y agradables calles guían nuestros pasos hasta la plaza central… o hasta la pastelería Ferran, donde podremos degustar los típicos tubs d’orgue, la especialidad dulce del lugar. Tras la larga jornada de senderismo y espeleología, llega el merecido descanso. Can Missé es una casa rural llena de encanto, con habitaciones amplias y decoradas con gusto. En cuanto a la cena, El Cup, en las cercanías del hotel, ofrece en un entorno familiar una gastronomía sabrosa y esmerada.
 
Antiguas glorias
Al día siguiente, el recorrido nos lleva hasta Igualada, en la comarca de Anoia. Antiguamente conocida por sus fábricas de curtido, la pequeña ciudad se halla en plena reconversión y ofrece a sus visitantes diferentes paseos. Dentro del casco urbano se realizan recorridos por la Igualada industrial o por las distintas iglesias. En los alrededores, podemos optar por la ruta de los castillos o los pueblos del entorno; la ruta enológica, por otro lado, incluye visitas a diferentes bodegas, entre ellas, Can Bonastre Wine Resort. Pero si lo que nos motiva es una actividad más física, la empresa Anoia Bike Tour, propone alquiler de bicicletas de montaña, recorridos en dos ruedas para distintos niveles, paseos en globos y otras actividades. Desde Igualada, nuestra siguiente etapa –a pie, en bicicleta o en coche, pero siempre siguiendo el Camino del Peregrino- nos acerca a Cervera.
 
En Cervera se ubica el hermoso edificio de la Universidad, fundada por Felipe V a principios del siglo XVIII. Aunque conserva la estructura de antaño, de corte clásico, en la actualidad, el edificio alberga un colegio, el Instituto Francés y la biblioteca de la UNED
 
Si el hambre se hace sentir, ha llegado la hora de acercarnos a la pastelería Forn Colom. El horno se especializa en delicias pasteleras de la región y existe la posibilidad –previa reserva y normalmente para grupos- de solicitar un almuerzo. El menú será sencillo, pero sin lugar a dudas exquisito, y la atención impecable. Concluida la comida, es el momento de adentrarnos en la Cataluña profunda.
 
Cataluña interior
A poco más de veinte minutos en coche, recalamos en Balaguer, una ciudad asentada sobre el río Segre y otrora último bastión del Al-Andalus. Una visita al parque arqueológico de Pla d’Almutà (los sábados y domingos en la época estival) nos permitirá descubrir el rico patrimonio árabe. De la época de la Reconquista data en cambio la muralla que rodea el casco antiguo y que sube hasta la coqueta iglesia de  Santa María de Balaguer.
 
Como colofón a nuestra visita por la Cataluña rural, podemos acercarnos a Castelló de Farfanya.
El pueblo es chiquito y la acogida será cálida. Para dar un toque de color, tras visitar la iglesia de Sant Miquel, asentada sobre una antigua mezquita, ¿por qué no acercarse al Centro Social ubicado en la misma plaza? En un palacio que perteneció a la duquesa de Alba y posteriormente fue cedido al Ayuntamiento, tomarse un refrigerio en su terraza, nos ayudará a reponer fuerzas para emprender la última etapa del día hasta Lleida.
 
La capital de provincia es una ciudad con cerca de 140.000 habitantes, que conservando un rico pasado, apuesta por la modernidad. Entre los monumentos históricos, el más conocido es el conjunto monumental de Seu Vella, dominada por la antigua catedral y ubicada en lo alto de un cerro. La construcción de la iglesia debutó tras la reconquista en el año 1231, más adelante, se añadió el claustro y finalmente, el campanario, en el siglo XV. En la actualidad, el templo –completamente diáfano- queda abierto únicamente para eventos y celebraciones. Desde el campanario de Seu Vella se divisa a lo lejos otros de los grandes edificios de la ciudad: el Castillo de Gardeny, sede de los Templarios. La visita nos permitirá conocer cómo vivía la antigua milicia monacal, que contribuyó con sus armas a arrebatar la ciudad a los musulmanes. El Palacio de la Paeria (ayuntamiento), el antiguo hospital de Santa María, la iglesia de Sant Martí, Sant Joan y cómo no, la Catedral Nueva, edificada a finales de 1700, son otros tantos hitos en el recorrido histórico.
 
 
Gastronomía: una mesa completa
Lleida es uno de los huertos de España. Situada entre mar y montaña, enclavada en las cercanías de río Segre, las ricas tierras producen gran abundancia de verduras, hortalizas y frutas. No es por lo tanto de extrañar que la zona se presente como la capital de la fruta: perales, manzanos, albaricoqueros y ciruelos ocupan más de 39.000 hectáreas alrededor de la ciudad.
 
Otro de los productos estrella es el aceite de oliva proveniente de Les Garrigues, que compite holgadamente con los mejores aceites andaluces. Presentes en todas las mesas, se degusta también en crudo, impregnando en él el pan. 
 
Los animales de granja o corral y el cerdo también cuentan con un lugar de honor en la cocina leridana y no faltarán en las ofertas culinarias carnes a la brasa, embutidos, “cassoles” u ollas. Y pequeño en tamaño y grande en sabor, destacan los caracoles, preparados generalmente a la "llauna" (cocinado en unas chapas metálicas, se comen acompañados de allioli o vinagreta).
Otro elemento indispensable para adentrarse en la cocina local son las cocas de recapte, una masa fina parecida a la pizza (no falta quien afirma que en realidad, la coca es anterior a la preparación italiana), aderezada con verduras, o los "panadons", empanadillas rellenas de espinacas, pasas y piñones.
 
Y cómo no, completan la oferta los vinos de Costers del Segre. Para conocer las mejores bodegas de la denominación de origen podemos seguir la Ruta del Vino de Lleida o asistir a la fiesta del Vino de Lleida que se celebra en el mes de octubre (para más información, dirigirse al Centro de información y reservas de Turismo de Lleida).
 
Desde hace poco, la gastronomía tradicional se complementa con una línea volcada a la investigación al futuro. Para descubrirlo, hay que desviarse ligeramente del Camino y acercarse, a las afueras de Manresa, a la fundación Alícia. El acrónimo proviene de los términos ‘alimentación’ y ‘ciencia’ y designa el núcleo de investigación con vocación social; presidido por Ferran Adrià, cuenta a la vez, con el asesoramiento del cardiólogo Valentí Fuster.
 
Las actividades que aquí se desarrollan son múltiples: análisis y perfeccionamiento de las más novedosas técnicas culinarias (por ejemplo, las que han dado tanto renombre al Bulli), promoción del patrimonio agroalimentario y gastronómico u organización cursos para profesionales. En los talleres didácticos, en cambio, los escolares descubrirán de forma lúdica la alimentación y sus secretos.
 
 
AGENDA
 
Visitas:
 Santuario de Montserrat
Tel. 93 877 77 01
www.montserratvisita.com
Información histórica y práctica. Ofertas, tarifas, horarios y actividades previstas y central de reservas.
 
Sargantana: rutas y guías especializados en Montserrat.
Tel. 902 875 785
www.lasargantana.cat
 
Igualada y alrededores
Consell Comarcal de l’Anoia
Plaça de Sant Miquel, 5
Tel. 93 805 15 85
www.anoiaenviu.cat
Información sobre actividades y rutas en Igualada y entornos. Encontraremos información sobre rutas de ecoturismo por las D.O. Cataluña y Penedès, rutas de castillos y fortalezas, visitas a Igualada.
 
Anoia Bike Tour
Tel. 639 616 050
www.anoiabiketour
Propuesta de rutas en BTT para distintos niveles; rutas de fin de semana; reparación en ruta de bicicleta y reposición; lista de restaurantes de gastronomía típica; alojamientos rurales y vuelos en globo.
 
Balaguer y alrededores
Tu Lleida
Tel. 973 438 232
www.lleidatu.com
Una empresa de turismo ubicada en Os de Balaguer, en la comarca de Noguera. Organiza en la zona excursiones a cuevas, monasterios, planetario, rutas a caballo o paseos con pastores y sus rebaños.
 
 
Lleida
Centro de información y reservas de Turismo de Lleida
C/ Major, 3
902 25 50 000
www.turismedelleida.com
Aquí encontraremos todo tipo de información sobre alojamiento, visitas guiadas, eventos y restaurantes
 
Manresa
Fundación Alícia
Món Sant Benet
Camí de St Benet, s/n
Sant Fruitós de Bages
Talleres didácticos y visitas guiadas: 902 875 353
www.monstbenet.com
 
 
 
Donde alojarse:
Monteserrat
Hotel Abat Cisneros
Edificio histórico, antiguo lugar de recogimiento de los peregrinos. Dispone de 82 habitaciones y de un bar-restaurante especializado en la cocina tradicional catalana.
Tel. 93 877 77 01
Precio medio: 92€/ habitación o 46€/pax
 
Cel-les Abat Marcel
Apartamentos de 2,3 ó 4 plazas. Habitaciones sencillas, austeras y plenamente equipadas.
Tel. 93 877 77 01
Precio medio: 21€/ pax
 
 
Collbató
Hotel Can Missè
Amadeu Vives, 9
Tel. 93 777 90 61
Hotel rural acogedor, decorado en tonos suaves y con habitaciones amplias y cómodas.
Dispone de restaurante, cafetería y terraza.
Precio medio habitación: 70 € (desayuno buffet incluido).
 
Donde comer:
Collbató
El Cup
C/ Cup, 2
Tel. 93 777 06 85
Restaurante regentado por una familia que ofrece a los comensales platos sabrosos, con toques de originalidad. Ambiente joven y chic, luz tenue y velas en la mesa. Destacan en la carta la ensalada tibia de setas, los medallones de carne o la butifarra casera.
Precio medio cubierto: 30 €.
 
Cervera:
Forn Colom
Carrer Cobat, 37
Tel. 973 53 07 53
Ideal para comprar alguna de las delicias que se preparan en esta pastelería abierta en 1888. Pasteles, bombones o chocolate son algunas de las especialidades. No obstante, cabe la posibilidad de solicitar que nos preparen un almuerzo (aunque, normalmente, la opción es válida para grupos sólo). Si tenemos suerte, nos tocará el bacalao al pimentón, sencillo y simplemente delicioso.
 
Lleida:
Santbernat
C/ Saracíbar
Tel. 973 27 10 31 – 973 27 03 84
Pegado a la entrada de la estación de autobuses, con una entrada discreta, se halla este restaurante que sirve una cocina natural, auténtica y de temporada. Parilla a la vista en las que se cuecen las mejores verduras a la plancha. En la carta, no faltan los famosos caracoles a la “llauna”, con habas, patatas a la brasa y tomate, la merluza a la plancha o la longaniza con sus judías y, por supuesto, la calçotada.
Precio medio: 25 €
 
Curiosidades: De Ilirta a Lleida
El nombre de la ciudad ha experimentado diversas transformaciones, según la población dominante. En un principio, los ilergetas, pueblo íbero y  primeros pobladores de la zona, la llamaron Iltirta. El nombre de Ilerda aparece en el año 250 d.C., tras la conquista romana.  Más adelante, los visigodos la llamaron Lerita y los árabes en el siglo VIII, Larida. En 1149, el conde Ramón Balaguer IV incorpora la ciudad a los condados catalanes, convirtiéndola en Leyda, nombre cercano al actual.
 
 
 
ENTREVISTA a Jordi Botargues del restaurante Santbernat (Lleida)
Jordi Botargues define su cocina como “catalano-mediterránea”, ya que es “rica en productos del mar” y también de montaña. La proximidad de los Pirineos, “nos proveen una caza mayor y menor como ciervo, jabalíes, rebecos, perdices, liebres”. Y también de los montes, “recibimos el agua de las nieves y las lluvias que atraviesan mansamente los pastos y bajan regando hortalizas, frutas, cereales y verduras”. La vida de los campesinos está de hecho íntimamente ligada a las tradiciones culinarias, ya que el “payés pasaba el día en el campo”; el frío acechaba, obligándole a “preparar una hoguera; con las cenizas calientes aprovechaba para preparar las típicas ‘patatas al caliu’”. Complementaban a veces la comida los caracoles, la proteína más abundante y fácil de encontrar. Por su abundancia y variedad, Jordi considera que la cocina lerida es “sana y equilibrada”. Una verdad que podremos comprobar acudiendo a su restaurante.

Comentarios:

Deja un comentario: