Reúno aquí textos de narrativa, teatro, artículos
de viaje
, historia o filosofía aparecidos en
distintas publicaciones.
Verás también reseñas de películas vistas o libros leídos y mi biografía.
Blog
Enlaces de Interés
Biografía
Amor (entre paréntesis) (Francesca G.Prince)

El Tema
La edad, la necesidad (o ganas) de tener pareja, el distanciamiento en las parejas, las ansias de tener hijos, la búsqueda de independencia, la prostitución… Estos son los temas que sobresalen en el texto como rocas que marcan un paisaje, a veces agreste.
 
 
La edad, la pareja
El tiempo pasa y eso no nos gusta. Sentimos que nuestras fuerzas flaquean, que nuestra capacidad de seducción mengua, y nos cuesta aceptarlo.
 
Tener una buena posición económica no lo es todo; la soledad acecha en cualquier esquina. Buscamos a alguien que nos dé calor, que nos admire, aunque sea un poquito. Una persona con la que sintamos la confianza necesaria para desnudarnos, penetrar en la intimidad y hacer el amor. Una compañera de viaje para andar un trozo de camino y soñar en cómo recorrer el resto. Además, si  ese ser añorado resulta ser más joven, será una ocasión única para demostrar –y demostrarnos–  que el tiempo no nos ha ganado el pulso, que el vigor y las ganas siguen intactos.
 
Estas frases, Ron no las ha verbalizado como tal, pero seguro que de alguna manera rondaban en su cabeza. Él es un hombre divorciado. Aunque no lo cuente, intuimos que lleva bastante  tiempo en solitario, o por lo menos más de lo que le gustaría a él. El encuentro con Birma se sitúa en esta perspectiva: “por fin estoy con alguien”, podría exclamarse soltando un suspiro de alivio.
 
Además, Birma no es una mujer cualquiera: orgullosa, independiente y experta, Ron no ha podido sustraerse a sus encantos. Sin embargo, ese mismo hechizo que le atrajo al principio, se convertirá en su propia ruina.
 
A muchos hombres les gustan las mujeres liberadas… pero no en exceso, no hasta el punto de hacerles quedar en segundo lugar. El problema es cuando tienes que presentar a una fémina de este tipo a tu madre. ¿Será capaz Ron de decir a su progenitora que su flamante pareja es prostituta? Birma no se deja doblegar con facilidad.
 
El distanciamiento en las parejas, las ganas de tener hijos
 
 
 
La búsqueda de independencia
Birma defiende su independencia, no busca pareja; quiere vivir sin prejuicios, yendo más allá de lo que la gente dice o de lo que ajusta a los cánones establecidos. Frente a los demás personajes, ella no siente la necesidad de encontrar su media naranja. Porque, realmente, ¿es posible concebir la vida sin la búsqueda del alma gemela?
 
Podríamos remontarnos al mito contado por Aristófanes  en El banquete de Platón para explicar la necesidad de los humanos de encontrar la parte perdida. Arístófanes cuenta que al principio los hombres diferían de los actuales. Había de hecho tres sexos, el formado por hombre-hombre, otro formado por dos mujeres y el tercero mixto o andrógino, compuesto  de hombre y mujer. Los dos seres estaban unidos, de modo que cada criatura tenía dos cabezas (una para cada lado), dos pares de piernas (cada uno en un sentido). Esta configuración convertía a los humanos en seres demasiado potentes. Por ello, Zeus decidió separarlos en dos. Desde entonces, cada mitad busca su otra para formar la unidad primigenia.
 
La Iglesia ha prolongado y recalcado esa necesidad de dúo (desde luego, no siguiendo el mito anterior ¡que justificaba el amor homosexual si la mitad perdida correspondía al mismo sexo!). Para los cristianos la pareja es necesaria para la propagación de la especie, más allá de las fronteras del matrimonio no hay nada, salvo… dios que con mirada ora benévola, ora severa, se asegura de que cumplimos los preceptos establecidos, entre los cuales figura la fidelidad.
 
Pero más allá de estos cuentos, cuando nos miramos por dentro, ¿hasta qué punto es real la necesidad de compartir la vida con alguien? Quizá la cuestión radica más en si queremos a alguien para toda la vida. La afectividad ha tomado múltiples formas, desde las parejas de hecho, las uniones libres, las parejas abiertas, los poliamorosos, que reivindican el  derecho y la capacidad de simultanear distintas historias de amor con la misma intensidad…
 
Birma no le ha dicho “no” al amor, simplemente sabe –o intuye – que el precio de su libertad es la soledad. ¿Querría alguien vivir con una puta? Ron parece mostrar una falta total de prejuicios en este sentido. Sin embargo, poco a poco, querrá llevar a Birma por otro camino (le pide que vista con elegancia para cenar con su madre; le ofrece el puesto de secretaria para que deje su trabajo…). Ella opta por romper y seguir con su vida. Aunque… Al final, querrá acercarse a Alan, pero este la rechaza. Birma se va sola. ¿Convencimiento o resignación?
 
 
¿Quién gana, quién pierde?
En efecto, Birma escoge seguir con su vida… en solitario. Alan y Lea han vuelto a encontrar la complicidad. Ron ha vivido momentos de pasión, aunque fuera por poco tiempo. Las cartas se distribuyen constantemente sin que haya un vencedor o un perdedor definitivo.