Reúno aquí textos de narrativa, teatro, artículos
de viaje
, historia o filosofía aparecidos en
distintas publicaciones.
Verás también reseñas de películas vistas o libros leídos y mi biografía.
Blog
Enlaces de Interés
Biografía
Pásame la sal (Francesca G.Prince)

Fragmentos
Escena 1
 
(Hora de cenar. Salón de un piso de clase media. Se observa una zona comedor y  zona de salón con tresillo y mesa para la televisión. En los laterales, distintas puertas dan a las otras estancias de la casa (los dormitorios de Laura y Javier respectivamente; habitación principal; baño y cocina.) La decoración es de tipo “El Corte Inglés”, es decir, de gusto estándar, “comme il faut”.
 
                                Los cuatro miembros de la familia están sentados en la mesa; están comenzando a cenar. Carmen, la madre, termina de servir; se sienta. Silencio. Comienzan a comer. Se oye el ruido de los cubiertos.)
 
Eduardo -            Pásame la sal.
 
(Carmen le pasa el salero.)
 
Carmen -             ¿No está bueno?
 
Eduardo -            Le falta sal. ¿Y el vino?
 
Carmen -             Ah, sí; lo llevé a la cocina para abrirlo. Voy por él.
 
(Carmen está a punto de levantarse, pero Laura se adelanta.)
 
Laura -                  Voy yo.
 
(Laura va a la cocina y vuelve con la botella de vino que está a medio empezar; se la da al padre y se sienta.)
 
Eduardo -            Bueno, la has abierto y algo más.
 
Carmen -             Es que era para el guiso.
 
Eduardo -                           Ya.
 
(Carmen sufre porque su marido no le sirve vino; ella duda si servirse ella misma; finalmente no lo hace.)
 
Carmen -             (Indica unas bolsas que hay cerca de la puerta de entrada.) Has venido muy cargado hoy.
 
Eduardo -            Cosas de la oficina.
 
Carmen -             ¿Y las traes a casa?
 
Eduardo -            Ya ves.
 
Carmen -             ¿Mucho trabajo?
 
Eduardo -            Bastante.
 
Carmen -             Por eso has llegado tan tarde, ¿no?
 
Eduardo -            ¿Es un interrogatorio?
 
(Silencio. Carmen encaja el golpe. De pronto, suena el teléfono de casa. Laura se levanta para cogerlo.)
 
Eduardo -            No lo cojas.
 
(Laura se detiene de golpe. Todo el mundo se mira extrañado; dado que el padre no da explicaciones, Laura no tiene más remedio que volver a la mesa. Se crea un silencio incómodo, pero Eduardo sigue comiendo.)
 
Carmen -             (Tímidamente.) ¿Pero todo va bien en la oficina?
 
Eduardo -            Mira Carmen, estoy cansado y no me apetece hablar de trabajo.
 
(Carmen se queda cortada, sobre todo, se siente violenta frente a sus hijos; decide finalmente coger la botella y servirse; bebe un buen trago.)
 
Carmen -             (Para intentar normalizar la situación; indicando la fuente.) ¿Alguien quiere más?
 
(Nadie responde. Ve el plato de la hija.)
 
Carmen -             Pero si no has comido nada.
 
Laura -                  Ya sabes que no me gusta la carne.
 
Carmen -             Bueno, pero de vez en cuando hay que tomar. Es importante, ya sabes que...
 
Eduardo -            (La interrumpe.) Déjala. Si no quiere comer no la vas a forzar.
 
Carmen -             Ya.
 
(Silencio. Carmen encaja el golpe; coge la botella de nuevo, pero el padre le agarra la mano para impedírselo.)
 
Eduardo -            Ya vale, ¿no?
 
(Silencio; Carmen encaja el golpe y tras una pausa comienza a retirar los platos.)
 
Eduardo -            Pon la tele.
 
(Laura se levanta, coge el mando y enciende. Javier se levanta.) 
 
Laura -                  Bueno,  me voy a mi cuarto.
 
(Laura sale; el padre se levanta y se sienta en el sofá; la madre va quitando la mesa. En la tele están dando las noticias.)
 
Periodista –        Ha sido desarticulada una red de narcotraficantes que operaba en nuestro país desde hace dos años. Los jefes de la banda han sido detenidos hace unas horas en el puerto de El Ferrol, cuando estaban descargando el barco que transportaba en sus sótanos la mercancía. Han sido incautados entre 1500 y 2000 kilos de cocaína; lo que daría para 16 millones de dosis. El Fiscal que ha llevado ha cabo esta operación ha manifestado su satisfacción por este alijo, el tercero en lo que va de año. En estas imágenes...
 
(El padre cambia de canal y hace zapping.)
 
Retransmisión de la tele:
Anuncio de compresas.
Anuncio de la segunda parte del concurso Súper 13. Es un concurso tipo Gran Hermano. En este caso son trece los escogidos para convivir en una misma casa durante tres meses.
Programa de cotilleo.
 
Javier -                 (Sale de su cuarto.) Me voy.
 
Eduardo -            ¿Y eso?
 
Javier -                 He quedado.
 
Eduardo -            ¿A estas horas?
 
Javier -                 Tampoco es tan tarde.
 
(Va hacia el vestidor para ponerse su cazadora.)
 
Eduardo -            Hoy es día de diario.
 
Javier -                 Ya.
 
Eduardo -            Pues que mañana se trabaja. ¿Tienes una idea de lo que vas a hacer?
 
Javier -                 Ya veré. Bueno, dile a mamá que he salido.
 
Eduardo -            (Justo antes de que cierre la puerta.) Tú y yo tenemos que hablar.
 
Javier -                 Ahora no puedo.
 
Eduardo -            No te pases, que me calientas.
 
Javier -                 Ya hablaremos.
 
(Javier sale. Eduardo se queda con un impulso frustrado.)
 
Eduardo -            Maldito crío.
 
(La madre sale de la cocina alertada por el ruido de la puerta.)
 
Carmen -             ¿Quién ha sido?
 
Eduardo -            Es Javier; ha salido.
 
Carmen -             No me ha saludado.
 
(Suena el teléfono fijo de nuevo. Carmen se queda paralizada, sin saber qué hacer.)
 
Carmen -             (Dado que el teléfono sigue sonando; tímidamente.) ¿Lo cojo?
 
Eduardo -            (Seco.) No. (Se levanta él mismo y descuelga.) ¿Diga? (Cuelga. A Carmen que se ha quedado a la expectativa.) Han colgado.
 
(Oscuro.)
 
 
 
 
Escena 3
 
(Carmen en el salón, sentada en el sofá. Hay una botella y un vaso encima de la mesa. Se toma un trago. Oye un ruido en las escaleras y se alarma; esconde la botella para no ser sorprendida. La vuelve a sacar cuando constata que los pasos se alejan. Se sirve otro trago y apura la botella.  Enciende la tele (programa de marujeo como la vez anterior: unas mujeres comentan los trucos  que tienen para atraer a sus maridos). Carmen no hace caso a lo que está viendo, está distraída por otras cosas; apaga la tele; va al mueble bar: las botellas están vacías. Se pone el abrigo y está a punto de salir, pero vuelve sobre sus pasos; se sienta de nuevo en el sofá, coge el teléfono y tras un momento de titubeo, marca un número.)
 
Carmen -             ¿Toñi? /  Soy Carmen. ¿Qué tal? / Sí, mucho tiempo. / Pues hará un año o algo así. / Ya ves. ¿Cómo estás? / Bien, trabajando mucho, pero bien, eso parece por lo menos. / Bien, también. Han salido. / Ya imagino. / Es que   se hacen mayores y no hay quien les vea el pelo. / ¿Y Fernando? / Ah, qué bien. Me preguntaba justamente si te apetecía quedar.../ Ah, entiendo. / Pues otro día. / No, no, claro, no hay prisa. / Ya veo que tienes mucho follón. / Claro. / Espero tu llamada. / Bueno, un abrazo, Toñi.
 
(Carmen cuelga; le entran ganas de llorar; intenta contenerse; busca alguna botella, comprueba una vez más que están vacías, pero ella se sirve igual, intentando apurar el fondo. Intenta quedarse quieta en el sofá, resistiendo las ganas de salir. Al final no puede más, coge el abrigo  y sale.)